Aviso: Nuestro sitio web estará inactivo por mantenimiento del 13 al 14 de junio.

1982-SIDA descubierto entre pacientes con hemofilia


Título: Notas e informes epidemiológicos Neumonía por Pneumocystis carinii entre personas con hemofilia A
Fecha: 16 de julio de 1982
Fuente: Informe semanal de morbilidad y mortalidad de los Centros para el Control de Enfermedades
Los CDC recibieron recientemente informes de tres casos de neumonía por Pneumocystis carinii entre pacientes con hemofilia A y sin otra enfermedad subyacente. Dos han muerto; uno sigue gravemente enfermo. Los tres eran varones heterosexuales; ninguno tenía antecedentes de abuso de drogas intravenosas (IV). Todos tenían linfopenia, y los dos pacientes que fueron evaluados específicamente tenían evidencia de laboratorio in vitro de inmunodeficiencia celular. A continuación se presentan los informes del caso.
Paciente 1: Un residente de 62 años del condado de Westchester, Nueva York, con antecedentes de hepatitis crónica, había recibido frecuentes inyecciones de concentrado de factor VIII para la hemofilia grave durante muchos años. En febrero de 1981, comenzó a experimentar pérdida de peso y malestar abdominal vago en el cuadrante superior derecho asociado con evidencia de laboratorio de disfunción hepática creciente. En diciembre de 1981, mientras estaba hospitalizado en Miami, Florida, para una cirugía electiva de rodilla, se quejó de tos y fiebre. Presentaba linfopenia y la radiografía de tórax reveló infiltrados intersticiales compatibles con neumonía viral. Fue dado de alta a finales de diciembre después de un breve tratamiento con corticosteroides asociados con una mejoría clínica general. Regresó con dificultad respiratoria grave unos días después. La biopsia de pulmón abierto realizada el 5 de enero reveló P. carinii, por lo que recibió sulfametoxazol/trimetoprima (SMZ/TMP) durante las 2 semanas previas a su muerte. En el examen post mortem se documentaron neumonía por P. carinii y cirrosis micronodular.
Paciente 2: Un residente de toda la vida de Denver, Colorado, de 59 años, notó el inicio de una pérdida gradual de peso, disfagia asociada con faringitis, úlceras tipo aftosa y adenopatía cervical anterior a partir de octubre de 1980. Como paciente con hemofilia grave, había recibido frecuentes inyecciones de concentrado de factor VIII durante varios años. La pérdida de peso continuó durante un período de meses. La candidiasis orofaríngea fue diagnosticada en febrero de 1982. Fue hospitalizado en mayo de 1982 con síntomas que incluían náuseas, vómitos y fiebre recurrente. Se diagnosticó neumonía y se identificaron repetidamente P. carinii y citomegalovirus (CMV) en tejido pulmonar o secreciones bronquiales mediante técnicas histopatológicas y de cultivo. La terapia con SMZ/TMP e isetionato de pentamidina continuó hasta su muerte el 5 de julio de 1982. La evidencia de laboratorio de disfunción inmune celular incluyó ausencia de respuestas mitógenas y agotamiento de la población de células de linfocitos T cooperadores, aumento relativo de células T supresoras y T invertida resultante. -Relación ayudante/T-supresor.
Paciente 3: Un residente de toda la vida de 27 años de edad previamente sano del noreste de Ohio desarrolló fiebre, frecuencia y urgencia urinaria, y lasitud extrema en julio de 1981. Había recibido con frecuencia concentrado de factor VIII parenteral para la hemofilia grave. En octubre de 1981 se diagnosticó neumonía bilateral y la biopsia pulmonar abierta reveló P. carinii. Respondió exitosamente a un curso de 3 semanas de SMZ/TMP. En febrero de 1982, recibió ketoconazol para suprimir episodios repetidos de candidiasis oral. Fue hospitalizado nuevamente en abril con fiebre, esplenomegalia, anemia y linfopenia. Un examen exhaustivo del tumor (incluida la laparotomía) no descubrió una neoplasia maligna subyacente. En cultivos de médula ósea, hígado, ganglios linfáticos mesentéricos y sangre creció Mycobacterium avium. Las pruebas inmunológicas in vitro realizadas en marzo indicaron una reducción en el número absoluto de células T circulantes. Pruebas posteriores más extensas documentaron la falta de capacidad de respuesta de los linfocitos a los mitógenos, la disminución absoluta y relativa de las células T colaboradoras, el aumento relativo de las células T supresoras y la resultante relación invertida T colaboradoras/T supresoras.
Para cada paciente, se revisaron los registros de la administración del concentrado de factor VIII para determinar el fabricante y los números de lote. No se sabe que dos pacientes hayan recibido concentrado de los mismos lotes. Informado por: NJ Ehrenkranz, MD, Consorcio de Hospitales del Sur de Florida para el Control de Infecciones, J Rubini, MD, Cedars of Lebanon Hospital, Miami, R Gunn, MD, Epidemiólogo del Estado, Departamento de Salud y Servicios de Rehabilitación de Florida; CR Horsburgh, MD, T Collins, MD, U Hasiba, MD, W Hathaway, MD, Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, W. Doig, MD, R Hopkins, MD, epidemiólogo estatal, Departamento de Salud de Colorado; J Elliott, MD, W Hoppes, MD, I Patel, MD, Aultman Hospital, Canton, CE Krill, MD, Children's Hospital, Akron, T Halpin, MD, epidemiólogo estatal, Departamento de Salud de Ohio; División de Servicios de Campo, Oficina del Programa de Epidemiología, División de Factores Huésped, Centro de Enfermedades Infecciosas, Grupo de Trabajo sobre Sarcoma de Kaposi e Infecciones Oportunistas, CDC.

Nota editorial

Nota editorial: La neumonía por Pneumocystis carinii no se ha informado previamente entre pacientes con hemofilia que no han tenido otras enfermedades subyacentes y no han recibido terapia comúnmente asociada con inmunosupresión. Una revisión de los registros de solicitudes de isetionato de pentamidina del Servicio de Medicamentos para Enfermedades Parasitarias entre 1980 y 1982 no logró identificar la hemofilia entre los trastornos subyacentes de los pacientes para quienes se solicitó pentamidina para el tratamiento de Pneumocystis carinii.
Las características clínicas e inmunológicas que comparten estos tres pacientes son sorprendentemente similares a las observadas recientemente entre ciertos individuos de los siguientes grupos: hombres homosexuales, heterosexuales que abusan de drogas intravenosas y haitianos que ingresaron recientemente a los Estados Unidos.(1-3) Aunque la causa Se desconoce la causa de la grave disfunción inmune, la aparición entre los tres casos de hemofilia sugiere la posible transmisión de un agente a través de productos sanguíneos.
La hemofilia A es un trastorno hereditario ligado al sexo que se caracteriza por una deficiencia en la actividad del factor VIII. Se estima que hay 20.000 pacientes con hemofilia A en los Estados Unidos (4). La gravedad de la enfermedad se clasifica según el porcentaje de actividad endógena del factor VIII. Aproximadamente 60% de los 20.000 se clasifican como graves y 40% se clasifican como moderados (4). La deficiencia de factor VIII se puede tratar con la administración intravenosa de factor VIII exógeno como crioprecipitado elaborado a partir de unidades individuales de plasma fresco congelado o concentrado de factor VIII liofilizado fabricado a partir de mezclas de plasma recolectadas de hasta mil o más donantes.
Los CDC han notificado a los directores de los centros de hemofilia sobre estos casos y, con la Fundación Nacional de Hemofilia, han iniciado una vigilancia colaborativa. Se está formando un comité asesor del Servicio de Salud Pública para considerar las implicaciones de estos hallazgos. Se recomienda a los médicos que diagnostican infecciones oportunistas en pacientes con hemofilia que no han recibido terapia inmunosupresora previa que las informen a los CDC a través de los departamentos de salud locales y estatales.

es_PREspañol de Puerto Rico