Decidir perseguir el sueño

Es importante que las personas con un trastorno hemorrágico encuentren una forma de actividad física que disfruten. Cuando se usan los músculos durante el ejercicio, se ayuda a mantenerlos flexibles y fuertes. La actividad física también ayuda a las personas a mantener un peso saludable, lo que reduce la tensión en las articulaciones e incluso se ha demostrado que reduce la cantidad de hemorragias que una persona puede experimentar.
Es importante que las personas con hemofilia o enfermedad de von Willebrand (vWD) encuentren la forma de actividad adecuada para su tipo, gravedad y cuerpo. Las personas y las familias deben siempreHable con sus médicos o fisioterapeutas para ayudar a determinar qué tipos de actividad física podrían ser aceptables. La mayoría de las veces, el tipo de actividad física depende de la gravedad de la hemofilia y de las opciones de tratamiento disponibles.


Tipos de gravedad de hemofilia A y B
Rango
Niveles normales de factores 50% – 150%
hemofilia leve 5% – 49%
hemofilia moderada 1%-5%
Hemofilia severa Menos de 1%

Nuevamente antes de comenzar cualquier actividad nueva:

  • Hable con su proveedor
  • Hacer preguntas
  • Haz tu investigación.

Es posible que no siempre obtenga la respuesta que desea escuchar, pero en ocasiones, la respuesta puede sorprenderlo. Recibimos una historia de un joven cuya familia entendió la importancia de ser físicamente activo. Andrew no tiene un trastorno hemorrágico, pero sus dos hermanos tienen hemofilia leve. Si bien entendemos que esta historia es la excepción, no la regla, proporciona algo de reflexión sobre la idea de que se pueden superar algunos desafíos.

DSC_0288[1]

A mi hermano Alex, que era apoyador del equipo universitario en la escuela secundaria, le diagnosticaron hemofilia leve al final de su segundo año y le dijeron que no podía volver a jugar al fútbol americano. Devastado por la noticia, estaba decidido a ponerse las toallas sanitarias una vez más. Los deportes siempre han sido una gran parte de la vida de nuestra familia; nuestro padre jugaba fútbol americano universitario y era boxeador competitivo y nuestra madre corría en pista. Después de recibir este diagnóstico, una gran pregunta que tenía nuestra familia era, ¿los hemofílicos pueden hacer deporte?
La mayoría de los médicos y personas afiliadas a esta condición dirían que no, pero eso se basa en la falta de conocimiento del paciente y sus antecedentes. Esa respuesta es parcialmente correcta: la mayoría de las personas con hemofilia no pueden practicar deportes de contacto completo, pero aun así deben realizar algún tipo de actividad física. Pero, ¿qué pasa si el diagnóstico de hemofilia es leve y la familia es bendecida con ayuda financiera y un buen seguro médico? ¿Se les permitiría entonces jugar con el tratamiento adecuado? Bueno, dos personas que conozco han demostrado que puede ser posible.
Después de acudir a varios especialistas en hemofilia, Alex recibió buenas noticias de un médico en particular que se especializa en trastornos de la sangre. Alex se sintió aliviado al saber que podía jugar al fútbol con la ayuda de infusiones de factor IX varias veces por semana.
El factor IX es una proteína natural en la sangre que se supone que ayuda a que la sangre se coagule. La falta de factor de coagulación puede causar sangrado incontrolable o prolongado. Las infusiones de Alex se dan para elevar temporalmente los niveles de factor en su sangre. Debido a que las infusiones se necesitan regularmente, Alex tuvo que aceptar ser diligente con esta rutina.
Una vez que a Alex le diagnosticaron hemofilia, nuestra familia decidió que mi otro hermano y yo también deberíamos hacernos la prueba. Si bien mis pruebas resultaron negativas, a mi hermano Austin, que era jugador de baloncesto, también se le diagnosticó hemofilia leve. Aunque había una manera de que él y Alex siguieran practicando sus deportes, todavía nos preocupaban las posibles lesiones que amenazaban la vida, incluso mientras jugaban baloncesto, que generalmente no se considera un deporte de contacto total.
Mi familia se enfrentó a una decisión difícil: pagar los medicamentos costosos, pero bastante necesarios, para que mis hermanos pudieran alcanzar sus objetivos atléticos, u obligarlos a abandonar los deportes que amaban. Si bien mi familia tiene el seguro médico para cubrir la mayor parte de los costos del tratamiento, todavía existía la preocupación de que mis hermanos se lesionaran gravemente en la práctica o en un juego. Mis padres dejaron que mis hermanos decidieran si querían seguir practicando los deportes que amaban o concentrarse en lo académico.
Parish family picTanto Alex como Austin decidieron seguir jugando. Austin eligió concentrarse en su primer amor, el baloncesto, y fue parte integral de un equipo de campeonato estatal dos veces en el baloncesto de la escuela secundaria 5A. Alex ha tenido una carrera deportiva muy exitosa, llegando a lo más profundo de los playoffs de fútbol y ganando un premio personal por desempeño. Ni Alex ni Austin se han arrepentido de su decisión de jugar, y creo que sus decisiones fueron las correctas para ellos.
Ahora, tanto Alex como Austin asisten a la Universidad de Arkansas para estudiar pre-medicina y negocios, respectivamente. Austin es un jugador de baloncesto y Alex ahora es entrenador del equipo de fútbol de Arkansas. Sus experiencias atléticas los han convertido en individuos más fuertes, tanto en su fe como en su perseverancia.
Cuando Austin y Alex fueron diagnosticados, no pude evitar sentirme culpable por no tener hemofilia. Los médicos dijeron que era como lanzar una moneda al aire; Tenía una probabilidad del 50/50 de tener hemofilia. Cuando comencé a jugar fútbol en la escuela secundaria, no solo jugaba para mí, también jugaba fútbol en honor a mis hermanos.
Múltiples atletas de todo el mundo han demostrado que es seguro y posible practicar deportes a pesar de tener una afección crónica. Mis hermanos son un ejemplo de esto al no dejar que la hemofilia les impida perseguir sus sueños y vivir la vida al máximo.

Andrew Parish asiste a la escuela secundaria en Texas, donde es el mariscal de campo del equipo de fútbol. Proviene de una familia muy activa y deportista que incluye a sus padres y hermanos, Austin, Alex y Alyssa. Andrew es muy activo en su iglesia y sus planes futuros incluyen asistir a la universidad donde espera jugar al fútbol y estudiar negocios.

________________________________

**Al igual que con cualquier actividad nueva, o si tiene problemas de sangrado o articulaciones, asegúrese de consultar con su médico o terapeuta para asegurarse de que está listo para comenzar.
***Si bien se realizan grandes esfuerzos para garantizar la precisión del contenido de cada publicación de FitFactor, estas entradas no deben interpretarse como un consejo médico o la opinión/posición oficial de HFA, su personal o su Junta Directiva. Se recomienda encarecidamente a los lectores que analicen su propio tratamiento médico con sus proveedores de atención médica.
 
 

es_PREspañol de Puerto Rico