Fit Factor: Historias inspiradoras de fitness que te ayudarán a ponerte en marcha en 2018

"2018_Inspiration_FB

Trevor Dunn, un joven con la enfermedad de von Willebrand, Dawn Evans, una mujer adulta portadora asintomática de hemofilia A, y Barry Haarde, un hombre adulto con hemofilia A grave, todos nos inspiran en HFA. Los tres han descubierto una forma de actividad física que les resulta agradable y adaptable a sus necesidades específicas. Todos han superado obstáculos en el camino y ahora están usando sus voces para crear conciencia sobre los beneficios de la actividad física y motivar a otros a encontrar sus propias actividades para defender. ¡Sus historias son emocionantes, inspiradoras y son una prueba positiva de que nunca se es demasiado joven ni demasiado viejo para comenzar su propio viaje hacia una vida más saludable!

¿Cuándo y cómo te volviste físicamente activo?

barry Nunca fui una persona particularmente activa hasta que me sometí a una cirugía de reemplazo total de rodilla en 1999, a la edad de 34 años. Mi cirujano ortopédico me había animado a hacer una cantidad moderada de ejercicio antes y después de la cirugía para que la operación y la rehabilitación fueran más exitosas. Una vez reemplazada la articulación dañada, pude hacer mucho más, lo que me llevó a dedicarme mucho más seriamente al deporte del ciclismo.

Amanecer– En 2004, cumplí 40 años. Sabía que tenía que levantarme del sofá y hacer algo, así que puse mis miras altas y puse mi nombre en la lotería del Maratón de la ciudad de Nueva York. Terminé inscribiéndome, pero no lo logré. No entrené adecuadamente y me lesioné (aunque SÍ terminé). Después de eso, me tomó cuatro años recuperar los nervios para volver a participar. En 2008 ingresé de nuevo, y esta vez entrené correctamente y terminé sin lesiones. ! Nunca he mirado atrás.

Trevor- Me volví físicamente activo alrededor de los 17 años. Siempre estuve estresado por faltar a muchas tareas escolares por mis constantes hemorragias nasales y por el estrés de que a mi padre le diagnosticaran cáncer. Por alguna razón, mi solución a mi problema de estrés fue empezar a hacer ejercicio en el gimnasio.

¿Tiene un sistema de apoyo que lo aliente a mantenerse activo? ¿Qué, quién y cómo?

barry– Descubrí que logro mucho más cuando entreno con otros, por lo que me propongo competir con los clubes ciclistas locales y participo en bastantes paseos benéficos organizados que se pueden encontrar en la mayor parte del país. . Invariablemente, trabajo mucho más duro cuando estoy en compañía de otros y encuentro mucha más motivación de esa manera que cuando viajo solo.

Amanecer– Mi familia y amigos siempre han apoyado mis actividades. ¡Estuvieron todos allí en la línea de meta de mi primer Ironman 70.3! Cuando terminé la parte de natación y ciclismo, estaba exhausta y tenía muchas dificultades. Consideré abandonar al comienzo de la carrera. Mi esposo, Brad, sabía que estaba pasando por un momento difícil. Comenzó a caminar conmigo y diciéndome que "confíe en mi entrenamiento". En la milla tres, estaba corriendo y él nunca se apartó de mi lado. Vino a tomar fotografías y terminó corriendo la media maratón conmigo. ¡Eso sí que es apoyo!

Trevor– Durante un tiempo, mis padres no apoyaron mis decisiones simplemente porque elegí la salud y el estado físico sobre mi trabajo escolar. Una vez que aprendí a equilibrar ambos, mis padres se convirtieron en mis fans número uno. Hasta el día de hoy, siempre puedo contar con ellos para que me ayuden en todo lo que puedan, ya sea animándome a infundirme si estoy lesionado o simplemente felicitándome por mi dedicación.

¿En qué consiste su rutina regular de ejercicios? ¿Cómo maneja su trastorno hemorrágico mientras se mantiene activo?

barry– En este momento, estoy promediando un poco más de 250 millas por semana en la bicicleta. Una de las principales motivaciones para impulsar esto con fuerza es ilustrar que ni el VIH ni la hemofilia deberían limitar lo que creemos que podemos hacer, siempre y cuando seamos sensatos con las decisiones que tomamos.

Amanecer– Trato de correr o ir al gimnasio al menos 5 o 6 días a la semana. Incluso si camino por la pista, hago lo mejor que puedo para hacer algo. Siendo una portadora sintomática, tengo períodos abundantes y eso puede ser un desafío durante una carrera larga de entrenamiento o una maratón, pero nunca me ha ralentizado.

Trevor– Mis rutinas de ejercicio siempre están cambiando y normalmente cambio mis planes cada 4 semanas. Siempre me aseguro de trabajar todo mi cuerpo en una semana y de hacer algún tipo de ejercicio cardiovascular todos los días. Trato de tener al menos un día de descanso para ayudar a que mis articulaciones y músculos se recuperen después de una semana de duro trabajo. Escuchar a tu cuerpo es clave.

¿Cuáles son algunos de los beneficios de andar en bicicleta y ser físicamente activo?

barry– Además de los beneficios físicos, creo que estar activo realmente ayuda en términos de estar al tanto del estrés mental y espiritual que inevitablemente surge al manejar todos los efectos financieros, psicosociales y físicos de vivir con múltiples enfermedades crónicas. condiciones.

Amanecer– ¡Tengo más energía, me siento mejor y sé que no hay nada que no pueda hacer! He conocido a algunas personas geniales a lo largo del camino que comparten el amor por estar activo. Es contagioso.

Trevor– Cuando puedo hacer ejercicio regularmente, mi cuerpo está extremadamente energizado. Nunca me siento cansada y mis ciclos de sueño siempre son consistentes. Ser físicamente activo me ha ayudado en todos los aspectos de la prevención de hemorragias.

¿Qué otras cosas haces para cuidarte y mantenerte saludable?

barry– Me gusta pensar que mantener una dieta razonable, trabajar a tiempo completo y mantener una buena perspectiva espiritual, todo contribuye a que todo vaya en la dirección correcta.
Amanecer– Bebo mucha agua durante el día, soy vegetariano desde hace casi 7 años y siempre he tratado de comer sano. Sin embargo, después de terminar una carrera, ¡me regalo cosas como una caja entera de macarrones con queso Kraft! Se trata de equilibrio.
Trevor– Me concentro en el estiramiento y la nutrición. Estirar todas las mañanas cuando me despierto, así como después de cada entrenamiento, ha mantenido mis articulaciones sueltas y fuertes. La nutrición es el aspecto más importante de la salud en general.

¿Se enfrenta a desafíos adicionales debido a que es físicamente activo? ¿Qué sucede si hace demasiado ejercicio? ¿Qué pasa si eres inconsistente con tu actividad?

barry– Los mejores resultados se logran invariablemente a través de un esfuerzo constante, por lo que siempre trato de subirme a la bicicleta con la mayor frecuencia posible.

Amanecer– Trato de escuchar a mi cuerpo, sabiendo cuándo tomar un descanso.

Trevor– Cuando comencé a hacer ejercicio, no sabía mucho acerca de la nutrición adecuada y finalmente me entrené hasta el punto de tener un peso inferior al normal y desarrollé un trastorno alimentario. Tuve que aprender que ser físicamente activo también significa ser inteligente cuando se trata de alimentos.

¿Animaría a otras personas con un trastorno hemorrágico a hacer actividad física? ¿Qué palabras de sabiduría/consejo les ofrecería?

barry- ¡¡Absolutamente!! Simplemente no hay razón, en la era de los medicamentos efectivos y el acceso a las dosis profilácticas, para pensar que las personas con un trastorno hemorrágico no pueden llevar vidas activas. Desarrollar una buena rutina de ejercicios requiere esfuerzo y debe hacerse con cuidado y gradualmente, con la supervisión de un médico. Comparar notas con otros miembros de la comunidad que han integrado con éxito la actividad física en sus vidas (y hay muchos) es otra buena manera de mantenerse motivado.

Amanecer– ¡SÍ! Primero, hable con su médico y determine si tiene alguna limitación. Una vez que sepa lo que PUEDE hacer, ¡salga y hágalo! Es fácil convencerse de que el clima es demasiado frío o caluroso para un corre, anda en bicicleta o camina, pero una vez que tomes la decisión de ponerte en movimiento, te sentirás increíble. ¡Estar al aire libre también es bueno para el alma! La actividad física mantiene tus músculos y articulaciones fuertes. No hay nada mejor que un cuerpo y una mente sanos.

Trevor– En mi opinión, hacer actividad física todos los días es la mejor decisión que puede tomar cualquier persona con un trastorno de la sangre. Mis articulaciones se han vuelto mucho más fuertes y no me sangra la nariz a menos que deje de hacer ejercicio. La mayor parte del tiempo, siento que ni siquiera tengo un trastorno de la sangre porque me siento tan fuerte como cualquier persona sana de mi edad. La salud y el estado físico se han convertido en mi cura natural para mi VWD, y nunca planeo dejar de fumar.

es_PREspañol de Puerto Rico