Hepatitis C: nuestra historia y avances en el horizonte

Reconociendo el Mes Nacional de Concientización sobre la Hepatitis
Se reconoce que el mes de mayo genera conciencia sobre quienes viven con hepatitis viral. El esfuerzo de concientización alienta a las personas a hacerse pruebas de detección de hepatitis y a evaluar las opciones de tratamiento. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se estima que 3,2 millones de personas en los EE. UU. con hepatitis C crónica (VHC) desconocen su afección. Pero para la comunidad de trastornos de la coagulación, el llamado a una mayor concientización y un tratamiento rápido no es del todo "acertado".
Conocemos nuestro estado de VHC
Nuestra comunidad se distingue por su altísimo nivel de conocimiento sobre el estado del VHC, la progresión de la enfermedad hepática y las opciones de tratamiento. Esto se debe a que el problema es bien reconocido y generalizado. Desde su primera disponibilidad alrededor de 1968 hasta principios de la década de 1980, los productos de factor de coagulación se contaminaron con el VHC a través del suministro de sangre. Se estima que 20% de los expuestos derrotaron al virus (al igual que como combatimos los resfriados). Los 80% restantes, muchos de los cuales han muerto, se ven afectados por síntomas que a menudo comienzan de manera bastante modesta con una alteración gastrointestinal, pero progresan hacia problemas graves, incluso sombríos, debido a un hígado cada vez más obstruido y disfuncional.
Síntomas del VHC
Los efectos sobre la salud de particular importancia para la comunidad de trastornos de la coagulación tienen que ver con el sangrado y la coinfección. La enfermedad hepática avanzada obstruye el flujo sanguíneo a través del hígado, provocando hipertensión en el sistema porta (que drena el suministro de sangre al tracto gastrointestinal). A su vez, la hipertensión portal puede provocar hemorragia estomacal y esofágica, y puede provocar inflamación del bazo y la consiguiente disminución de las plaquetas. En etapas más avanzadas de la enfermedad hepática, puede reducirse la producción de factores de coagulación.
El VHC suele ser más virulento en personas que tienen otros problemas de salud. La coinfección con VIH (común en nuestra comunidad) aumenta la virulencia de la infección por VHC. En promedio, la progresión de la enfermedad por VHC entre pacientes coinfectados es más rápida y el tratamiento es menos efectivo.
¿Qué tratamientos están disponibles ahora?
El estándar de atención actual (SOC) para el VHC es el interferón pegilado (p-IFN) y la ribavirina (RBV). Las tasas de curación, especialmente para personas con enfermedades de larga duración y comorbilidades, son mediocres. Los efectos secundarios suelen ser desagradables, incluidos síntomas de gripe, anemia y depresión. Los plazos de tratamiento son largos (de 6 a 11 meses, según el genotipo del VHC).
Ni el p-IFN ni la ribavirina atacan directamente al virus VHC. El primero es un modulador inmunológico y el segundo es un antimetabolito de amplio espectro. La primera generación de medicamentos que atacan el virus del VHC incluye Telaprevir (Incevik) y Boceprevir (Victrelis). Ambos fueron aprobados en 2011. Lamentablemente, los medicamentos no pueden producir una cura por sí solos, por lo que deben agregarse al cóctel SOC. El cóctel SOC mejorado mejora las tasas de curación, pero también se asocia con un fuerte aumento de los efectos secundarios.
Quizás el tratamiento rápido no siempre sea la mejor idea
Las terapias actuales para el VHC crónico implican tomar hasta un año de un potente cóctel de fármacos. A algunos les va muy bien con esta terapia y muchos se curan, un resultado maravilloso. Sin embargo, para la variedad más común de VHC la mayoría no lo son. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) es consciente de ello y apoya el desarrollo de terapias mejoradas.
Las terapias actuales basadas en interferón no sólo son mediocres en términos de tasa de curación, sino que muchos consideran que la terapia es una experiencia muy debilitante. Algunos literalmente no pueden tolerar estas terapias debido a los efectos secundarios físicos y mentales. La literatura técnica contiene muchas afirmaciones de que las terapias actuales son “bien toleradas”, pero esta es una afirmación engañosa.
Una opinión de expertos minoritaria, pero creciente, sostiene que los tratamientos actuales para el VHC crónico a menudo pueden ser peores para muchos pacientes que ningún tratamiento.
Si no es una terapia inmediata, ¿entonces qué?
Espera esperanzada. Hace tres años, las terapias curativas avanzadas para el VHC eran un concepto no probado. Ese ya no es el caso. No estamos lejos de la disponibilidad comercial de terapias curativas mucho mejores. Para aquellos que han vivido bastante bien durante décadas con el VHC, al menos una opción razonable es simplemente cuidarse. Evite estresar su hígado con mucho alcohol o Tylenol. Mucha gente toma tratamientos alternativos como el cardo mariano. La ayuda está llegando. Más de una docena de agentes se encuentran en pruebas clínicas para nuevas terapias.
___________________________________
Mark Antell es miembro de la junta directiva de la HFA en representación de la Asociación de Hemofilia del Área de la Capital (HACA). Mark es un laico educado que padece hemofilia y VHC crónico. Aboga ante cualquier persona involucrada en el desarrollo, la aprobación y la disponibilidad de medicamentos contra el VHC para lograr el acceso más temprano posible a una terapia avanzada para nuestra comunidad.
 

es_PREspañol de Puerto Rico