Infundir amor: hacer crecer nuestra familia

Infusing Love: A Mom's View - A blog dedicated to mothers of children with bleeding disorders.
El tiempo pasa muy rápido. Los adultos parpadeamos y ha pasado un año. Cuando éramos niños, no podíamos esperar a ser adultos. Siento que fue ayer cuando nos estábamos adaptando a la vida con un bebé diminuto, con una enfermedad crónica. Ahora estamos en una rutina, su trastorno está bien controlado y funciona más o menos como un niño normal de 6 años. El tiempo ha pasado volando. Parece que fue ayer cuando estábamos hablando y considerando tener otro hijo.
carrie_baby_candleTener nuestro segundo hijo no fue algo fácil. Nicholas tenía unos dos años cuando empezamos a hablar, pensar, debatir y planificar. Si bien teníamos antecedentes familiares de hemofilia y estábamos más cómodos que la mayoría, todavía era difícil tomar la decisión de tener otro hijo. Tenía una gran cantidad de "culpa de mamá". Sabía que le había dado hemofilia a Nicholas, no lo puedo negar y no hay forma de evitarlo. La hemofilia es un trastorno costoso e impredecible. ¿Por qué querría dárselo a otro niño?
Analizamos detenidamente nuestras opciones. Siempre supimos que no queríamos que Nicholas fuera hijo único. Ni mi esposo ni yo somos hijos únicos, y aunque no siempre nos encantó tener hermanos, no los cambiaríamos por nada del mundo. Pasé algún tiempo hablando con mis médicos. Hablamos con el hematólogo de Nicholas. Incluso fuimos y hablamos con un médico especialista en fertilidad. Como portador de una condición genética crónica, teníamos la opción de someternos a una fertilización in vitro (FIV) para evitar el gen de la hemofilia. De hecho, los médicos podrían analizar todos los óvulos y elegir el que no tiene el cromosoma X defectuoso.
Tuvimos que tomar algunas decisiones realmente difíciles. Tuvimos que preguntarnos: “Este proceso de FIV, si bien es sorprendente y puede ahorrar toneladas de dinero en costos de seguro a largo plazo; ¿vale la pena?" No habíamos considerado esa opción para Nicholas y nos preguntamos: ¿tenía sentido hacerlo con nuestro segundo hijo? Mientras sopesábamos nuestras opciones para un segundo hijo, teníamos una cita en la clínica de Nicholas. La clínica pediátrica HTC se encuentra en un edificio con muchas otras especialidades. Ese día nos sentamos en la sala de espera y observamos toneladas de niños con problemas médicos graves, los cuales no se iban a evitar pasando por el proceso de FIV. Miramos a nuestro hijo y vimos a un niño de dos años, sano y feliz. Entonces supimos que, si bien la hemofilia puede ser horrible, hay muchas cosas que son mucho peores. Optamos por no pasar por el proceso de FIV. Cruzamos los dedos y esperábamos que al menos tuviéramos una niña.
Debido a mi condición de portador, era elegible para realizarme análisis de sangre exhaustivos para identificar el sexo y muchas otras posibles complicaciones. Optamos por completar los análisis de sangre para que, si tuviéramos un niño, estuviéramos más preparados para buscar otras pruebas de diagnóstico para identificar su estado de hemofilia.
Nos toca la lotería: tenemos un niño y una niña. Descubrí que iba a tener una niña cuando tenía aproximadamente 13 semanas de embarazo. Aleesia nació en septiembre de 2014. ¡Ya tiene dos años! El análisis de sangre que le hicimos no identificó su condición de portadora, pero no parece mostrar ningún síntoma.
El tiempo ha pasado muy rápido. Pasamos de tener un solo hijo y adaptarnos a nuestra nueva vida. En un abrir y cerrar de ojos, tenemos dos hijos y nos hemos adaptado.
_________________________________________________________________________________________
Carrie vive con su esposo Mark, su hijo Nicholas de 6 años y su hija Aleesia de 2 años en Maryland.
*Nota: "Infusing Love: A Mom's View" es una colección de blogs de opiniones personales y una representación de las experiencias individuales. Si bien se realizan grandes esfuerzos para garantizar la precisión del contenido, las entradas del blog no representan a HFA ni a su Junta Directiva. El blog tampoco pretende ser interpretado como consejo médico o la opinión/posición oficial de HFA, su personal o su Junta Directiva. Se recomienda encarecidamente a los lectores que analicen su propio tratamiento médico con sus proveedores de atención médica.

es_PREspañol de Puerto Rico