1983-CDC determina que el SIDA se transmite a través de sangre infectada

[glosario_excluir]Título: Prevención del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA): Informe de recomendaciones interinstitucionales
Fecha: 4 de marzo de 1983
Fuente: Informe semanal de morbilidad y mortalidad de los Centros para el Control de Enfermedades
Desde junio de 1981, se han notificado a los CDC más de 1.200 casos de síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) en 34 estados, el Distrito de Columbia y 15 países. Los casos notificados de SIDA incluyen personas con sarcoma de Kaposi menores de 60 años y/o personas con infecciones oportunistas potencialmente mortales sin una causa subyacente conocida de inmunodeficiencia. Más de 450 personas han muerto a causa del SIDA y la tasa de letalidad supera los 60% para los casos diagnosticados por primera vez más de un año antes (1,2). Los informes han aumentado gradualmente en número. Durante 1981 se notificó un promedio de un caso por día, en comparación con tres o cuatro diarios a finales de 1982 y principios de 1983. La evidencia epidemiológica actual identifica varios grupos en los Estados Unidos con mayor riesgo de desarrollar SIDA (3-7). La mayoría de los casos se han reportado entre hombres homosexuales con múltiples parejas sexuales, adictos a drogas intravenosas (IV) y haitianos, especialmente aquellos que han ingresado al país en los últimos años. Sin embargo, cada grupo contiene muchas personas que probablemente tienen poco riesgo de contraer SIDA. Recientemente, se han diagnosticado 11 casos de infecciones oportunistas e inmunodeficiencia celular inexplicables y potencialmente mortales en pacientes con hemofilia. Los datos disponibles sugieren que el grave trastorno de la regulación inmunitaria que subyace al SIDA es causado por un agente transmisible.
Un estudio nacional de casos y controles y una investigación de un grupo de casos entre hombres homosexuales en California indican que el SIDA puede transmitirse sexualmente entre hombres homosexuales o bisexuales (8,9). Recientemente se notificaron casos de SIDA entre mujeres que eran parejas sexuales estables de hombres con SIDA o de hombres de grupos de alto riesgo, lo que sugiere la posibilidad de transmisión heterosexual (10). Informes recientes sobre inmunodeficiencias celulares inexplicables e infecciones oportunistas en bebés nacidos de madres de grupos con alto riesgo de contraer SIDA han generado preocupación sobre la transmisión del SIDA en el útero o perinatal (11). Se sabe muy poco sobre los factores de riesgo de los haitianos con SIDA.
La distribución de los casos de SIDA es paralela a la de la infección por el virus de la hepatitis B, que se transmite por vía sexual y parenteral. Los productos sanguíneos o la sangre parecen responsables del SIDA entre los pacientes con hemofilia que requieren reemplazo del factor de coagulación. La probabilidad de transmisión sanguínea se ve respaldada por la aparición de SIDA entre los consumidores de drogas intravenosas. Muchos drogadictos comparten agujas contaminadas, exponiéndose a agentes transmitidos por la sangre, como el virus de la hepatitis B. Recientemente, un bebé desarrolló una deficiencia inmunitaria grave y una infección oportunista varios meses después de recibir una transfusión de plaquetas derivadas de la sangre de un hombre que posteriormente padecía SIDA (12). La posibilidad de contraer SIDA a través de componentes sanguíneos o sangre se sugiere además en varios casos de personas sin factores de riesgo conocidos que han recibido productos sanguíneos o sangre dentro de los tres años posteriores al diagnóstico de SIDA (2). Estos casos se encuentran actualmente bajo investigación.
No se han documentado casos de SIDA entre el personal de atención médica o de laboratorio que atiende a pacientes de SIDA o procesa muestras de laboratorio. Hasta la fecha, no se ha identificado ninguna transmisión de persona a persona excepto por contacto íntimo o transfusión de sangre.
Varios factores indican que puede ser difícil identificar a las personas en riesgo de transmitir el SIDA. Un estudio de la ciudad de Nueva York demostró que una proporción significativa de hombres homosexuales que eran asintomáticos o que tenían síntomas o signos inespecíficos (como linfadenopatía generalizada) tenían funciones inmunes alteradas demostradas mediante pruebas in vitro (2,13,14). Se han informado hallazgos similares entre pacientes con hemofilia (2,15,16). Aunque la importancia de estas alteraciones inmunológicas aún no está clara, su aparición en al menos dos grupos con alto riesgo de contraer SIDA sugiere que el grupo de personas potencialmente capaces de transmitir un agente del SIDA puede ser considerablemente mayor que el número de casos de SIDA actualmente conocido. Además, la investigación grupal de California y otros hallazgos epidemiológicos sugieren un “período latente” de varios meses a dos años entre la exposición y la enfermedad clínica reconocible e implican que la transmisibilidad puede preceder a la enfermedad reconocible. Por lo tanto, una anamnesis y exámenes físicos cuidadosos por sí solos no identificarán a todas las personas capaces de transmitir el SIDA, pero deberían ser útiles para identificar a personas con un diagnóstico definitivo de SIDA o síntomas relacionados, como linfadenopatía generalizada, pérdida de peso inexplicable y aftas. Dado que sólo un pequeño porcentaje de los miembros de los grupos de alto riesgo en realidad tiene SIDA, es evidente que se necesita una prueba de laboratorio para identificar a aquellos con SIDA o aquellos con mayor riesgo de contraer SIDA. Por las razones anteriores, las personas que pueden considerarse con mayor riesgo de contraer SIDA incluyen aquellas con síntomas y signos que sugieren SIDA; parejas sexuales de pacientes con SIDA; hombres homosexuales o bisexuales sexualmente activos con múltiples parejas; entrantes haitianos a los Estados Unidos; abusadores presentes o pasados de drogas intravenosas; pacientes con hemofilia; y parejas sexuales de personas con mayor riesgo de contraer SIDA.
El National Gay Task Force, la National Hemophilia Foundation, la Cruz Roja Americana, la Asociación Americana de Bancos de Sangre, el Consejo de Centros Comunitarios de Sangre, la Asociación Americana de Médicos por los Derechos Humanos, han emitido declaraciones sobre la prevención y el control del SIDA. y otros. Estos grupos coinciden en que se deben implementar medidas para reducir el riesgo potencial de transmitir el SIDA a través de productos sanguíneos, pero difieren en los métodos propuestos para lograr este objetivo. Las agencias de salud pública, las organizaciones comunitarias y las organizaciones y grupos médicos comparten la responsabilidad de difundir rápidamente información sobre el SIDA y las precauciones recomendadas.
Aunque aún se desconoce la causa del SIDA, el Servicio de Salud Pública recomienda las siguientes acciones:

  1. Se debe evitar el contacto sexual con personas de las que se sabe o se sospecha que tienen SIDA. Los miembros de grupos de alto riesgo deben ser conscientes de que tener múltiples parejas sexuales aumenta la probabilidad de desarrollar SIDA.
  2. Como medida temporal, los miembros de grupos con mayor riesgo de contraer SIDA deben abstenerse de donar plasma y/o sangre. Esta recomendación incluye a todos los individuos que pertenecen a dichos grupos, aunque muchos individuos tienen poco riesgo de contraer SIDA. Los centros de recolección de plasma y/o sangre deben informar a los posibles donantes de esta recomendación. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) está preparando nuevas recomendaciones para los fabricantes de derivados del plasma y para los establecimientos que recolectan plasma o sangre. Se trata de una medida provisional para proteger a los receptores de productos sanguíneos y sangre hasta que se disponga de pruebas de laboratorio específicas.
  3. Se deben realizar estudios para evaluar la eficacia de los procedimientos de detección a la hora de identificar y excluir plasma y sangre con alta probabilidad de transmitir el SIDA. Estos procedimientos deben incluir pruebas de laboratorio específicas, así como historias clínicas y exámenes físicos cuidadosos.
  4. Los médicos deben cumplir estrictamente las indicaciones médicas para las transfusiones y se recomiendan las transfusiones de sangre autóloga.
  5. Se debe continuar el trabajo hacia el desarrollo de productos sanguíneos más seguros para uso de pacientes con hemofilia. La Fundación Nacional de Hemofilia ha hecho declaraciones específicas

recomendaciones para el tratamiento de pacientes con hemofilia (17).
La recomendación provisional que solicita que las personas de alto riesgo se abstengan de donar plasma y/o sangre es especialmente importante para los donantes cuyo plasma se recupera de centros de plasmaféresis u otras fuentes y se combina para fabricar productos que no están inactivados y pueden transmitir infecciones, como la hepatitis B. La intención clara de esta recomendación es eliminar del suministro el plasma y la sangre que potencialmente contengan el supuesto agente del SIDA. Dado que no se conoce ninguna prueba específica para detectar el SIDA en una etapa temprana en un donante potencial, la recomendación de desalentar la donación debe abarcar a todos los miembros de grupos con mayor riesgo de contraer el SIDA, aunque incluye a muchos individuos que pueden tener poco riesgo de transmitir el SIDA. .
Mientras se desconozca la causa, la capacidad de comprender la historia natural del SIDA y de adoptar medidas preventivas se verá en cierto modo comprometida. Sin embargo, las recomendaciones anteriores son medidas prudentes que deberían reducir el riesgo de adquirir y transmitir el SIDA. Informado por los Centros para el Control de Enfermedades, la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Institutos Nacionales de Salud.[/glossary_exclude]

es_PREspañol de Puerto Rico