¡Nos vamos a las carreras!

Búsqueda

Un mundo cambiante

Hola. Mi nombre es Ana y vivo en El Paso, Texas. El tema de hoy que quiero compartir con ustedes es sin duda sobre el COVID-19. Todos sabemos que todo ha cambiado debido a la pandemia y que estos son tiempos difíciles para el mundo entero a medida que el coronavirus continúa propagándose. El aumento de contagios y muertes nos ha llevado a estar en cuarentena, obligándonos a aislarnos para protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos. Todos los días escuchamos noticias desalentadoras que nos preocupan y nos angustian. Todos nos preguntamos cuándo terminará el brote y todo volverá a la normalidad. Creo que nadie tiene la respuesta.
No todo es negativo. Aunque nos hemos visto obligados a permanecer confinados en nuestros hogares para protegernos, debemos recalcar que no todo es terrible y que esto ha traído cosas positivas al mundo y a nuestras vidas. En el mundo la contaminación del aire, mares y ríos disminuyó considerablemente, hubo aún más actividad de animales en algunas zonas y recordamos ser mejores personas.
Los niveles de monóxido de carbono se redujeron hasta en 50% al no utilizar automóviles y aviones y el dióxido de nitrógeno producido por la actividad industrial. Aquella nube gris que cubría las grandes ciudades desapareció, y el cielo parecía más claro. Mejoras en la calidad del agua de importantes ríos del mundo, como es el caso de los canales de Venecia, Italia, que volvieron a verse cristalinos.
Después de ver el cansancio y la dedicación de las instalaciones médicas para atender a toda esa ola de contagiados y arriesgar sus propias vidas, la gente se volvió más solidaria, reconociendo públicamente su labor y nombrando a médicos y enfermeras como los nuevos héroes de nuestra era. Mucha gente sale a sus balcones para aplaudirles, cantarles y enviarles mensajes de agradecimiento y ánimo en mantas y cartones. En televisión y radio dedican un minuto al día a aplaudirlos para agradecerles su incansable sacrificio por privarse de estar con sus propias familias e ir a trabajar. Conocí el caso de una enfermera en Tabasco, México, que, a pesar de que toda la ciudad quedó bajo el agua debido a las fuertes lluvias y las calles severamente inundadas, su esposo usaba una pequeña embarcación para llevarla diariamente al trabajo al hospital. Tuvieron que bajar desde el segundo piso de su casa por una ventana porque el primer piso estaba completamente inundado. Su dedicación me conmovió significativamente. Parecía emocionada y orgullosa con su uniforme blanco, impecable a pesar de las circunstancias. No sé su nombre, pero para ella, todo mi respeto y admiración.
La educación también se vio muy afectada en todo el mundo. No hay escuela presencial desde marzo de 2020 y el aprendizaje pasó a ser virtual. Sólo en algunos países los niños han comenzado a asistir a las escuelas con todas las medidas de higiene necesarias para evitar contagios. Lo bueno de esto es que los padres se vieron obligados a ser ellos mismos los profesores de sus hijos, 100% del tiempo en función de su formación escolar (algo que se había echado de menos), combinado con el trabajo de oficina en casa y las tareas del hogar. ¡Cómo hemos valorado a los profesores! Bueno, no tenemos la paciencia ni la capacidad que ellos tienen para enseñar a nuestros hijos. La dedicación de algunos de ellos va más allá de la mera enseñanza. He visto en las noticias a maestros que han habilitado sus vehículos con pizarrón, útiles escolares y libros de texto para ir a las casas de sus alumnos e impartir sus clases al aire libre allí mismo y no quedarse atrás en su educación escolar. En general hemos tenido un avance importante en el área digital y hemos aprendido mucho sobre tecnologías y equipos. Nuestros hijos han crecido con esta gran ventaja, y nosotros como adultos hemos tenido que adaptarnos y actualizarnos.
Después de hablar de los ángeles de la salud y la educación, somos los otros seres humanos que nos volvimos más creativos, desde cocinar y comer mejor hasta pasar más tiempo de calidad con nuestra familia. Esta pandemia ha hecho que seamos más solidarios y cuidemos también a nuestra comunidad. Ya no vemos esas peleas en el supermercado por papel higiénico o víveres. Los supermercados han implementado horarios solo para que las personas mayores acudan a comprar sus alimentos con menor riesgo de contagio. Se organizaron bancos de alimentos. Aunque muchas personas se quedaron sin trabajo, muchos donaron latas y artículos de primera necesidad para ayudar a otros menos afortunados. Hoy en día se puede recibir comida preparada en casa, realizar compras online y modificar el servicio de farmacia para mayor seguridad. He visto gente regalando cubrebocas y gel antibacterial en las calles. Ahora te atienden en tu coche para hacerte la prueba de COVID y las vacunas. En definitiva, un cambio total en nuestras actividades.
La comunidad de trastornos de la coagulación también ha tenido que cambiar la forma en que continúa informando y educando a las personas afectadas por hemofilia. Lo positivo es que no hemos perdido el contacto y estamos más unidos que nunca. Gracias a la generosidad de los profesionales que siguen compartiendo sus conocimientos y ayudándonos a entender todos los cambios, así avanzamos, cuidando nuestra salud física y mental. En mi área, El Paso, Texas, se implementó en 2020 el primer campamento de verano virtual, diseñado para niños de 7 a 17 años, con excelentes resultados, y la buena noticia es que como voluntario de Hemophilia Outreach of El Paso, juntos, continuamos nuestro trabajo a favor de nuestra comunidad durante este año, acercando la educación y promoviendo virtualmente la convivencia, un nuevo camino seguro para todos.
Recibe un abrazo virtual, y no olvides que unidos somos mejores.
Ana y Leonel viven con su hijo Luis, hemofilia B.
*Nota: "Infusing Love: A Mom's View" es una colección de blogs de opiniones personales y una representación de las experiencias individuales. Si bien se realizan grandes esfuerzos para garantizar la precisión del contenido, las entradas del blog no representan a HFA ni a su Junta Directiva. El blog tampoco pretende ser interpretado como consejo médico o la opinión/posición oficial de HFA, su personal o su Junta Directiva. Se recomienda encarecidamente a los lectores que analicen su propio tratamiento médico con sus proveedores de atención médica..

es_PREspañol de Puerto Rico