¡Nos vamos a las carreras!

Búsqueda

Cuando llegue el momento


Nuestros niños enfrentan cosas difíciles en su vida a diario. Les enseñamos, los guiamos y luego rezamos para que todo salga bien.
Cuando son pequeños, podemos controlar las situaciones y hablar por ellos cuando creemos que conocemos a nuestros hijos mejor que nadie en urgencias. ¡Somos la MAMÁ! Hemos visto ese tobillo inflarse como un globo y sabemos qué hacer. Le damos la información a la enfermera de urgencias y le decimos lo que se debe hacer. Rechazamos la radiografía y le decimos al médico y a la enfermera que nuestro hijo necesita tratamiento. Hablamos por nuestros hijos y nos aseguramos de que todo se haga como debe ser.
Mi hijo, Michael, tiene 27 años. Ha tenido un 2020 realmente difícil. Hasta este año, hacía más de 10 años que no estaba en el hospital. Tiene hemofilia B grave con alergia al factor 9 e inhibidores. En enero, sufrió una hemorragia en la rodilla que estaba fuera de control. Vive a 1 hora y media de mí. Me pidió que fuera y lo ayudara a infundir porque tenía mucho dolor. Terminamos yendo a un hospital cercano a él. No era su HTC ni su hospital habitual. En urgencias, Michael respondió todas las preguntas y contó su propia historia. Me senté allí pensando: Realmente ya no necesito hablar más por él. Fue ingresado para control del dolor. El hematólogo notificó a su HTC y se le proporcionó tratamiento y control del dolor. Me quedé en su apartamento para poder estar cerca de él y asegurarme de que estuviera bien atendido. Sé que es un adulto, pero nunca lo había dejado solo en un hospital. Fue dado de alta aproximadamente una semana después.
En febrero, Michael me envió un mensaje de texto y me dijo que pensaba que tenía un sangrado del iliopsoas. Me dijo que estaba bien y que lo estaban tratando en casa. Sabía que yo estaba trabajando hasta tarde esa noche y que había una fuerte tormenta de nieve. Me preocupé por él, pero me dijo que tenía las cosas bajo control. Como sabía que no podía llegar, llamó a su prima que vive cerca de él. Fueron a la sala de emergencias del mismo hospital local. Michael le dijo al médico lo que creía que estaba pasando. ¡La tomografía computarizada le dio la razón y fue ingresado nuevamente! Después de horas en la sala de emergencias y después de que finalmente lo ingresaron en una habitación del hospital, me contó lo que estaba pasando. Nunca olvidaré esa conversación. Comenzó con: “Estoy bien mamá, pero estoy de vuelta en el hospital. Por favor, no te asustes”. Entonces me di cuenta de que él no me lo había dicho esa noche anterior porque sabía que no podría llegar allí. Después de hiperventilar por un momento, ¡me sentí tan feliz y orgullosa! Tomó el control total de la situación y realmente no me necesitaba. Sé que él no quería preocuparme y definitivamente no quería que viajara con el clima.
Después de eso sentí muchos sentimientos diferentes. Estaba tan feliz y orgulloso de que él pudiera hacer esto solo. Nadie sabe mejor cómo se sienten que nuestros hijos. Necesitamos sentarnos y dejarles hablar, incluso cuando son jóvenes. Podemos ser su voz cuando nos necesiten, pero llegará el día en que todo dependa de ellos. Es un buen día pero un día triste. Crecen y aprenden a hablar por sí mismos. Sé que mi trabajo como persona que habla por mi hijo ya no existe. Él habla por sí mismo y no podría estar más orgulloso.
Entonces, déjalos hablar y compartir sus dolores y sentimientos. Llegará el día, demasiado pronto, en que serán adultos y necesitarán toda la orientación que les hemos brindado. Siempre seremos “La Mamá”, pero también recibiremos la llamada de que ellos lo han manejado todo solos. Es un momento agridulce, pero ciertamente uno de orgullo.
 
Karen y su hijo adulto, Michael, viven en Ohio.
*Nota: “Infundir amor: la visión de una mamá” es una colección de blogs de opiniones personales y una representación de experiencias individuales. Si bien se hacen grandes esfuerzos para garantizar la exactitud del contenido, las entradas del blog no representan a la HFA ni a su junta directiva. El blog tampoco pretende ser interpretado como consejo médico o la opinión/posición oficial de HFA, su personal o su junta directiva. Se recomienda encarecidamente a los lectores que hablen sobre su propio tratamiento médico con su proveedor de atención médica.

es_PREspañol de Puerto Rico